La Opinión de Granada: "agotada"

Los periódicos tiene dos puntos álgidos de ventas: cuando nacen y cuando mueren. Son las tristes paradojas de la vida. La Opinión de Granada vende todos los ejemplares que salen a la calle en su último día.

En una pequeña entrevista inquisidora al kioskero de mi barrio -y digo inquisidora porque me ha preguntado si venía de otro kiosko- me ha contado que ha vendido más de treinta ejemplares, cuando normalmente no vende más de quince.

-"No entiendo esta orden"- dice con una factura en la mano- "Nos han mandado el suplemento del domingo y no tenemos periódico que vender ya".

-"Ha sido tan imprevisto que ni ellos lo sabían"- le dice otro hombre que está con él dentro del pequeño negocio, probablemente su hijo- "Ayer lo leí en los periódicos"- explica.

La realidad es que ya en la prensa local de Granada sólo quedan dos cabeceras, IDEAL y Granada Hoy, mientras que el triste hueco de La Opinión se hace sentir.

He buscado en Kiosko.net la última portada, pero ya ni siquiera está allí.

Lo que queda, compañeros a las puertas del INEM. Un panorama desolador para la pluralidad informativa de cualquier ciudad y a un nivel más cercano, 45 proyectos de vida trastocados.

Comments (4)

Kialaya

8 de noviembre de 2009, 12:31

Una auténtica pena, y además creo haber visto en las fotos que han salido de las manifestaciones que había compañeros míos de facultad allí.

Verónica Carmona

8 de noviembre de 2009, 12:40

Y de la mía... :-(

Phranet

8 de noviembre de 2009, 13:36

Nada de agotada. Hubo orden, aunque tarde, de no distribuir el último periódico, por eso fue prácticamente imposible conseguir un ejemplar. Me lo comentó un quiosquero, que tras dejarle toda la prensa, se percató de que faltaba La Opinión. Preguntó, y le dijeron que tenían en la furgoneta pero que ya le habían dicho que no dejara más ejemplares. Aún así, algunos pudieron conseguirlo como los suscriptores.

Verónica Carmona

8 de noviembre de 2009, 13:41

En los que yo visité hubo y se agotó. Pero no sabía nada de esa orden.