El kiosco de María

Se llama María y lleva 40 años en su kiosco de uralita. Desde que tengo uso de razón, recuerdo a María en su puesto donde se vendía de todo.

Este pequeño oasis se encuentra camino a la playa de la Misericordia: Agua, Coca cola, chucherías, tabaco, cerveza, juguetes...

Siempre había -y hay- gente dentro de su chambao.


Ahora el kiosko de María está en mal sitio. El Ayuntamiento de Málaga pretende construir las "Torres" para orgullo de todos los malagueños, que gustan de la ostentación: lo más grande y lo mejor. No creo que esta tiendecita cuadre con la modernidad impuesta en el nuevo proyecto.



Cuándo nos pararemos a pensar en que con esa actitud estamos destruyendo nuestros recuerdos.

Comments (2)

f

5 de diciembre de 2008, 4:39

qué entrañable mujer y su kiosko, pues sí , anda que no hecomprado yo cerveza ahí veces...y siempre ella con su barullo de gente alrededor, lso vecinso , amigos, los jubilados, las bicis, los perros....estampas así no deberían desaparecer nunca y es que esas cositas tan sabrosas son las que hacen de nuestro entorno algo hermoso.

Verónica Carmona

7 de diciembre de 2008, 3:12

Pues si tiran el kiosko de María, nos atamos con cadenas a él. ;-)