Carta de un fusilado

'Jaén, día 27 del 7 de 1940. Mi querido hermano, esto es para decirte que lo recojas todo lo que tengo y lo mandes al pueblo, seis gordas en la chaqueta y una cajeta de tabaco. También te pido que mires por mis hijos. Te lo pido de corazón. También te digo que me voy al otro mundo con la conciencia muy limpia. Adiós para siempre. Este hermano que se despide de ti, que lo es, Juan Gámez Carrasco'.

Juan Gámez Carrasco es uno de los presos republicanos fusilados tras la Guerra Civil y enterrados en la fosa común del cementerio de San Eufrasio. Su sobrino mostró a los historiadores esta breve carta, amarillenta y sin papel en los dobleces de tanto leerla y guardarla, en la que su tío, guardia de asalto, se despedía de su padre, también preso en la cárcel de Jaén aunque no condenado a la pena capital sino a cadena perpetua.

Publicado el 2 de noviembre de 2005 en IDEAL por J.M.G.

Comments (2)

Christopher Clavijo

28 de octubre de 2008, 10:06

El reto de des-esperar una vida en tan solo unas líneas, con su 'tan poco' tiempo; aunque me duele pensar que su familia, a pesar de todo, es la que sigue presa dentro de ese papelito amarillo y desgastado,y a condena perpetua entre linea y linea.

Verónica Carmona

7 de noviembre de 2008, 5:46

Así es, a su manera, y dadas las circunstancias, pudo despedirse. Otros ni eso.