Una nube, por favor



Leo en Periodismo al Pil Pil un post que me encanta: El café en Málaga. Y es que en Málaga somos muy especiales. Santa Cristina plasmó en cuadros y servilleteros los distintos nombres de café para varias medidas de leche y café que los malagueños pedían en los bares, confundiendo a todo foráneo que quisiera tomnar esta bebida, aunque lo más complicado es realmente para los malagueños que salimos fuera y queremos pedirnos una nube.

No sabéis lo que nos jode -y a veces lo que nos divierte- pedir un café fuera de Málaga

-Una nube por favor.
-¿Una qué?

Esto me ha dado para muchas anécdotas, después de pedir nubes hasta el Logroño, al final consigues cambiar el chip. La última, en El Escorial.

-Una manchada por favor (En Granada y no sé en que más sitios es lo más parecido a una nube, -hay que saber adaptarse-)

El resultado:

La camarera me puso una manzana -no me entendió y era lo que más se parecía a lo que ella entendió que pedí.

Pero la buena fue la de mi padre. En una visita que me hizo a Las Palmas, se sentó en el bar del Hotel Restaurante Madrid -donde Franco durmió antes de ser El Caudillo- y le dice al camarero (esto parece un chiste):

-Un sombra por favor (siempre por favor, que para eso estamos bien educados).

El resultado:

El camarero le trajo un Sol y Sombra, vamos, un copazo de Brandy y Anís.

Así que después de tantos años fuera de Málaga he aprendido que una nube es "un café con muy poco café y mucha leche".

FOTO DE ALMAESTRELLA (Flickr)

Comments (3)

Keka

2 de julio de 2008, 6:35

Verónica, es cierto que cuando sales de Málaga y vas con el chip puesto de como se pide aquí el café a veces surgen cosas extrañísimas.

Un beso guapa.

Verónica Carmona

2 de julio de 2008, 8:05

Cierto Keka, pero en Andalucía al menos saben de qué hablamos y te dicen con sorna "malagueño, ¿no?"

La primera vez que me pasó fue en Granada. Aunque lo que más me sorprendió entonces fue que me pusieran el café en un vaso de agua (ni el café doble de Málaga es tan grande).

Supongo que todos tenemos alguna anécdota con el café...A ver si suelta alguien prenda.

;-)

Javier F. Barrera

4 de julio de 2008, 11:58

JeJeJe :-)