Digan lo que digan

Ya lo decía Raphael y no se equivocaba. La gente habla y habla. Cansada de leer opiniones que tengo que moderar, he decidido tomármelo con calma. La opinión es libre aunque no justa y en muchos casos hiriente.

Gracias por la ilustración Antonio.